Para llevarte a vivir

De lo dicho sin pensar,
de lo que callo y no digo,
de las cosas por pasar,
de las trampas del azar,
de las cartas del destino,
tengo un lápiz colorao'
con un librito guardao'
para escribirlo contigo. 

Si la suerte inoportuna
te jugara una encerrona,
si no hay salida ninguna,
si la gracia y la fortuna
se apartan de tu persona, 
tengo un farolillo verde
por si de noche te pierdes
y la luna te abandona. 

Tengo la rosa de oriente,
el oro del sol naciente
y lo que quieras pedir.
Tengo el mapa del tesoro, 
tengo el palacio del moro, 
para llevarte a vivir. 

De todo lo que besé,
no doy beso por perdido, 
pa' que me vuelva a morder
con la locura de ayer
tu boca contra el olvido. 
Guardo un beso de reserva
para rodar por la hierba
cuando te vengas conmigo.

El sur que te prometí
tiene al sur otra frontera,
las cuerdas de mi laúd 
siguen buscando la luz
más al sur de la quimera.
Tengo una playa desierta
y una calesa en la puerta
para lucirme a tu vera. 

Tengo la rosa de oriente,
el oro del sol naciente
y lo que quieras pedir.
Tengo el mapa del tesoro, 
tengo el palacio del moro, 
para llevarte a vivir. 

Javier Ruibal 

La carne en guerra

A estas alturas sé que no eres tan fuerte como te muestras, y no pasa nada.

A estas alturas sé que bajo esa piel se libra una guerra que te tiene agonizando y te vacia de esperanza, sé que estás harta de fingir, que conoces mejor que nadie el camino a seguir pero que ninguna práctica parece dar resultado, sé que sabes que todo está en tu mente, y sé que las cosas son más complicadas ahí dentro de lo que yo pueda saber nunca.

Lo que no se si tú sabes pero aquí te lo escribo, es que estoy para compartir contigo mucho más que alegrías, y no me cansaré de darte cuantas dosis de esperanza precises pues estoy convencido, de que esta guerra no es un imposible, no para ti, y si hay que llorar lloramos, y si tengo que ir a lo negro contigo, voy. Que las guerras pueden llegar a durar cien años, pero que todas terminan y tú te acabarás riendo de todo esto.
“Porque vi lo que vi, bajo el caparazón,
porque vi lo que vi te quiero a ti.
A ti con tu escala de grises, entre el color de mis matices,
Más me gusta tu escala de grises que cualquier otro jardín.”

Estar por la causa

Mi pequeña caótica, que deambula entre mis cosas haciendo de las nuestras un caos maravilloso.

¡Que bueno es tenerte en mi vida!

El tiempo en Enero

Ahora que el frío cala mis huesos, y que estos no pueden extrañar más tu espalda, ahora que el objetivo vital es verte... Ir a tu encuentro cabreado con el tiempo, pues sé, por tu culpa, que el tiempo cuenta de modo distinto cuando estoy contigo, mas rápido, y que el muy hijo de perra se hace leeeeentoo y pesado cuando no estás, y me deja desgranando en la rutina, de trabajo, pelis y cantos, las ganas de volver a verte, y por tanto de que corra un poco más. Tanto te pienso...

Para tiempito para, para por cleméncia para, para que la tengo delante.

P.D. A/A del universo:

Señor universo, hola, soy Manolo. Sabes de sobra que creo mucho en tí... Y en toda la conexión universal....y todo eso...

Tú me podrías dedicar unos minutos de sol con los que poder pasear este fin de semana?